lunes, julio 15, 2024
lunes, julio 15, 2024

“En mi voz confío”: la fe y la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos

.

El 29 de diciembre de 2022 se cumplieron dos años de la sanción de la Ley Nacional N° 27.610, que garantiza el derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en todo el país. El camino hacia la legalidad fue arduo* y durante los debates en el Congreso -a favor y en contra de la legalización- se pudieron escuchar a una gran cantidad de referentes religiosos dar sus argumentos. Afuera, en las calles, se multiplicaban los pañuelos verdes y celestes, y carteles diciendo “matabebés”, “providas” o antiderechos, eso según quién relatara los sucesos.

En nuestro país alrededor del 80% de las personas se identifica con alguna religión.

De acuerdo con la última encuesta de opinión pública sobre religión, política y sexualidad en Argentina, realizada por Católicas por el Derecho a Decidir, el 60% de la sociedad argentina se identifica con el catolicismo. El 17,9% representa el segmento evangélico y protestante y el 18,9% no tiene filiación religiosa**.

En 2020, un informe del CONICET basado en la Segunda Encuesta Nacional sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina (2019) reveló que, si bien la identidad religiosa (o la ausencia de ella) incide en las posturas de las personas respecto del aborto, no siempre es determinante, dado que también pesarían otros factores como la edad o el nivel educativo.

Más allá del informe y los avances celebrados en materia de derechos sexuales y ciudadanía, lo cierto es que seguro conocemos a alguien que, aún hoy, mira torcido y opone argumentos ante el hecho consumado de la legalización de la IVE en todo el territorio nacional.

Feminismo y fe

¿Cómo lidiar con esa tensión que, aún en este siglo, puede suscitarse en mujeres que entran en conflicto moral o religioso ante la posible realización de un aborto propio o de alguna persona conocida?

“La identidad religiosa no anula posibilidades de recrear, resignificar y reapropiarse de las creencias, tanto a nivel personal como comunitario o colectivo. Aún cuando este trabajo personal no se hace, las mujeres creyentes abortan”, explica Natalia Rodríguez, coordinadora de Diálogo Ecuménico e Interreligioso de la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) Argentina.

Como militante feminista cristiana, Rodríguez trabaja en conjunto con otros colectivos y organizaciones que tienen una inspiración religiosa o espiritual que les impulsa a defender los Derechos Humanos y a comprometerse con la justicia social.

“El ecumenismo es, en sentido amplio, un espacio de encuentro social con una dimensión espiritual. Nosotras celebramos y potenciamos la diversidad y pluralidad de creencias, en contraposición a la tradicional lucha de las iglesias por la imposición de verdades doctrinales. Por eso nos comprometemos también con temas como Estado Laico, abordamos ecuménicamente las agendas feministas, siempre en diálogo con las comunidades de fe para avanzar en conjunto en el compromiso por nuestros derechos, por espacios libres de violencias y abusos”, resalta. Para el colectivo al que pertenece Rodríguez, el  feminismo es consecuente con su fe, no una contradicción porque la fe supera lo institucional de una iglesia, “se escapa de las estructuras”.

Nos comprometemos también con temas como Estado Laico, abordamos ecuménicamente las agendas feministas, siempre en diálogo con las comunidades de fe para avanzar en conjunto en el compromiso por nuestros derechos.”

Natalia Rodríguez, coordinadora de Diálogo Ecuménico e Interreligioso de la organización Católicas por el Derecho a Decidir Argentina

Religión e ideas sobre el aborto

En la última encuesta de opinión pública sobre religión, política y sexualidad (citada previamente), a la pregunta “si una mujer que abortó ¿puede seguir siendo buena creyente?”, el 65,6% respondió afirmativamente.

Para Rodríguez este dato resulta importante ya que, tal como lo indican los resultados de la encuesta, se ponen en evidencia las conquistas históricas y los avances que a nivel cultural y de opinión pública -aún desde las miradas religiosas- vienen operando en nuestra sociedad.

“Siempre subrayamos que a lo largo de los siglos, iglesias cristianas, como la católica, han cambiado de idea en relación con el aborto. Los cambios en esta materia y en muchas otras han ocurrido desde sus orígenes en estas instituciones. Las bases han impulsado y siguen impulsando modificaciones aún a contramano de las jerarquías que tratan de invisibilizar la diversidad de posturas en el seno de su propia institución. En cuanto al derecho a decidir, defendemos nuestra autonomía también con argumentos teológicos y bíblicos. Hacemos un análisis histórico de las diversas posturas sobre aborto de la Iglesia Católica Apostólica Romana (ICAR), un análisis del derecho canónico y otros documentos oficiales, los diferentes aportes de teólogas feministas y ecofeministas, los estudios bíblicos con perspectiva de género, la religión vivida por las mismas comunidades de creyentes, cómo resuena la tradición cristiana en cada una de nosotras, cuál es nuestra experiencia y cuáles son nuestros horizontes. Para ser sujetas de cambio, es necesario profundizar en estos temas. Somos sujetas de derechos y es lo que promovemos y defendemos. En nuestro caso, como católicas. También hacen lo propio mujeres protestantes, evangélicas, musulmanas, judías. No todo lo religioso es conservador o antiderechos”, opina Rodríguez.

¿Qué respuestas pueden dar las religiones, la católica en este caso?

– Muchos de los materiales editoriales y audiovisuales que tiene CDD Argentina*** evidencian otras posibilidades de ser católicas feministas y defensoras de derechos. Elaboramos una Guía de Acompañamiento Espiritual a personas en situación de aborto que ofrece herramientas útiles para tomar decisiones libres e informadas en materia sexual y (no) reproductiva. Allí retomamos elementos teológicos, bíblicos y pastorales que habilitan espacios para la reflexión, el discernimiento y sobre todo  la libertad de conciencia. La Guía propone un camino para desarmar la culpa y así poder ejercer de manera libre nuestros derechos.

Decir, como nuestras hermanas de CDD Colombia, “en mi voz confío”.

Para conocer el listado actualizado de efectores públicos de IVE-ILE de La Matanza, podés hacer clic acá. Además, en el municipio contamos con diversas líneas de acción para acompañar casos de IVE-ILE, que podés conocer acá.


* Para ver la cronología del acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito e información útil sobre anticonceptivos y lugares para realizar la interrupción de un embarazo de forma legal, segura y acompañada en La Matanza, te invitamos a ver el Cuadernillo IVE-ILE en la sección Materiales informativos.

** En la encuesta, el 2% se identificó con “otra religión” pero no se incluyó esas denominaciones. Figuró como “otra”. Es importante destacar en esa categoría que estas otras religiones componen la pluralidad de creencias y religiones que están presentes en Argentina, como la judía, la musulmana, budista, hinduísta.

*** CDD Argentina tiene diferentes áreas: Legal, Salud, Jóvenes, Diálogo Ecuménico e Interreligioso, Cabildeo, Relaciones Institucionales. Cada área trabaja en distintas territorialidades. Todas estas acciones están reflejadas en sus redes sociales, en la página de CDD y en comunicados vía mail.

Diseño de Portada: Camila Berdichesky

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Novedades

spot_imgspot_img

Te puede interesar

Apertura de las Mesas Locales y presentación del programa Punto Género

Junto a instituciones y organizaciones territoriales de La Matanza...

Seguimos exigiendo la reforma feminista del Poder Judicial

La bronca nos inunda el pecho. En una sentencia indignante,...

Infancias trans: la importancia de ser libres

“Las niñeces trans no tienen que ser valientes, tienen...

Carnaval (y feminismo murguero) toda la vida

¡Carnaval una vez más! Bombo, platillos y redoblante, maquillaje,...