viernes, junio 14, 2024
viernes, junio 14, 2024

Madres Protectoras: crónica de la impunidad judicial

.

En los Tribunales de Lomas de Zamora, esperábamos el 17 de agosto pasado un pedido de condena ejemplar de parte de la fiscalía para un acusado de abuso sexual, agravado por ser el progenitor (padre biológico) de los hijos de Andrea Vázquez, madre protectora a quien entrevistamos en la víspera del inicio del juicio.

Sucedió todo lo contrario: 

A pesar de la gravedad de las acusaciones y de los menores implicados, el fiscal Jorge Bettini Sansoni desestimó cicatrices en el esfínter anal de un menor -que denuncia abuso sexual por parte de su progenitor- con un diagnóstico de constipación (sic).

Luego desistió de sostener la acusación, lo que de hecho implica pedir la absolución, a pesar de conocer las pericias oficiales y privadas que coinciden entre sí sobre Abuso Sexual Infantil (ASI)*.

Un capítulo más del modus operandi de un sistema judicial patriarcal que usa el Inexistente Síndrome de Alienación Parental (ISAP) para garantizar la impunidad de los violentos machistas, que históricamente se defienden corporativamente (Rita Segato).

El juicio que se anunciaba como “oral y público” agregó, como condimento adicional, que la asistencia a cada una de las audiencias del proceso judicial sea sistemáticamente vedada para quienes se acercan a acompañar a Andrea sin inscripción previa.

No cuenten con nuestro silencio.

Alegatos Andrea Vazquez Tribunales Lomas
La Socióloga feminista y asesora presidencial Dora Barrancos y la Coordinadora Nacional del programa AcompañAR, Claudia Perugino, acompañaron a Andrea en los Tribunales. Foto SMPDGYD de La Matanza

Las abogadas de la Madre Protectora repasaron en el alegato los momentos que derivaron en la instancia judicial en la que se encuentra la causa actualmente y describieron un sinfín de obstáculos y procedimientos por parte de un Poder Judicial que debería protegernos y proteger a las infancias:

1.- En 2015, la Madre Protectora solicitó el asesoramiento de la Directora Ejecutiva del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CASACIDN), quien pidió una evaluación psicológica de los tres menores.

Fue en ese proceso que el más pequeño pudo contar en cámara Gesell que fue sometido a abusos sexuales por parte de su padre biológico en la casa de la localidad de Temperley en la que convivían.

Además, las abogadas detallaron que, de alguna manera (nunca investigada), el acusado tuvo acceso a dicho informe a pesar de ser éste un documento reservado y de ser él mismo el presunto autor de los abusos relatados.

2.- En octubre de 2016, la causa llegó al departamento judicial de Lomas de Zamora pero las excusaciones y planteos de incompetencia entre fiscales que no querían tomar la causa no se hicieron esperar y demoraron el curso de la investigación, que avanzó poco y nada.

En total 11 fiscales se excusaron, 2 por haber tenido “problemas” con Andrea, 4 argumentando no tener competencia, 7 por tener algún tipo de vínculo con el acusado (de amistad o como pacientes del médico, cuya familia es accionista del Sanatorio Juncal). A pesar de este dato comprobable, la defensa se encargó de insistir en que los fiscales no querían tomar a su cargo la investigación “por miedo a Andrea”.

Recién el 22 de marzo de 2019, dos años y cinco meses después, asumió la investigaciónlaDra. Mabel Lois, quien dirigió la investigación hasta el momento de la elevación a juicio de esta causa.

3.- A lo largo de todo el proceso judicial intentaron correr el foco del motivo del juicio“el incesto”- para poner en el tapete la salud mental de Andrea, utilizando el Inexistente Síndrome de Alienación Parental (ISAP)* y de su hijo Tomás, informes psicológicos posteriormente desechados por la propia acusación, quien pidió la absolución de la Madre Protectora.

“Desacreditarla como mujer, como madre, tratarla de infiel, de loca, controladora, manipuladora, para defenderse de la acusación de abuso sexual, no hace más que confirmar su violencia” (…) “una práctica discriminatoria, arbitraria que solo se utiliza en las causas de abuso sexual y que remite a la lógica de viejos estereotipos de género que sabemos que existen y anidan en muchos sectores del poder judicial”, expresaron las abogadas María Florencia Piermarini y Verónica Heredia en su alegato.

Desacreditarla como mujer, como madre, tratarla de infiel, de loca, controladora, manipuladora, para defenderse de la acusación de abuso sexual, no hace más que confirmar su violencia.”

Dras. María Florencia Piermarini y Verónica Heredia, abogadas de Andrea

4.- El fiscal Bettini Sansoni asumió como veraz el nuevo dato incorporado por la defensa del acusado a este debate: la constipación (sin prueba médica)que podría explicar las heridas en el esfínter anal del (por ese entonces) menor halladas en la pericia oficial.

Como expresaron las abogadas de Andrea: “un ensayo defensista a destiempo”.

Las abogadas de Andrea Vázquez solicitaron que el acusado sea condenado a 20 años de prisión ser materialmente autor de abuso sexual con acceso carnal reiterado durante octubre de 2012 y marzo de 2016, agravado por el vínculo y la convivencia.

El fiscal Jorge Bettini Sansoni ha tenido acceso a todas las pruebas, ha desoído pericias oficiales que confirman los delitos, ha hecho alusión al Inexistente SAP y como frutilla del postre, ha decidido NO ACUSAR, lo que de hecho implica pedir la absolución.

La gravedad de los hechos es inconmensurable.

El daño es permanente pero la justicia es reparadora cuando actúa escuchando a las víctimas.

Necesitamos una reforma feminista del sistema judicial ¡YA!

juicio alegato andrea vazquez liliana con abogadas
La Secretaria Liliana Hendel junto a las Dras. María Florencia Piermarini y Verónica Heredia. Foto SMPDGYD de La Matanza

* Para leer más sobre Abuso Sexual Infantil (ASI) recomendamos esta nota.
** El llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP) no posee entidad científica médica, psiquiátrica o psicológica. No está reconocido por la Organización Mundial de la Salud, las Asociaciones Profesionales de la Medicina, la Psiquiatría o la Psicología ni en los ámbitos académicos y universitarios reconocidos. Su utilización representa un ejercicio de mala praxis, que tiene consecuencias graves en el desarrollo psíquico de los menores afectados y constituye una grave afectación de sus Derechos Humanos.
Foto de Portada: SMPDGYD de La Matanza. De izq. a der. Dra. María Florencia Piermarini, Dra. Andrea Vázquez y Dra. Verónica Heredia.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Novedades

spot_imgspot_img

Te puede interesar

¡Lohana Berkins presente!

En la memoria reciente, resonando fuerte,Lohana Berkins ¡comandanta de...

La Línea 0800: el primer canal de intervención de la Secretaría

La Línea 0800-999-7272 (PARÁ) es una política pública que...

El CAM: la historia de J.

Por primera vez un varón gay y su hijo...