sábado, abril 13, 2024
sábado, abril 13, 2024

Aplaudir de pie

.

Hace años que me pregunto cómo hacer para que las mujeres dejemos de ser el eslabón perdido en las historias oficiales: guerreras, pintoras, músicas, médicas, investigadoras y cuadros políticos, todas se desdibujan en los relatos que llegan a los libros o a las películas.

Según esas historias bordamos banderas, entregamos joyas, parimos y criamos y claro vendemos empanadas calientes bajo los faroles de mayo, un estereotipo que no es inocente. En nuestra propia historia contada por el patriarcado hay una estafa, la del silenciamiento que nos impide el trámite sencillo de la identificación para la construcción de nuestra subjetividad personal pero también la referencia con la sujeta política que construye comunidad.

La respuesta a las 3 funciones de Amor en Dictadura de alguna manera indican un camino de inicio para la respuesta a estas preguntas. Alberto Migré y las telenovelas nos llevan a reconstruir un pasado reciente, que sin embargo late en los ataques del viejo capitalismo exacerbado. En el Centro de Jubilados “La Santina”, las personas allí presentes fueron protagonistas y contaban en primera persona el horror y las pérdidas. Cada testimonio, un aplauso. Gracias querido Hugo Paredero por acompañarnos.

Con las Juventudes el impacto fue otro. Con mirada absorta preguntaban ¿Eso pasaba? ¿Así era la vida entonces? Y llega con el documental, el descubrimiento de aquello que se esconde cuando quien gobierna sabe que MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA es motor de acciones revolucionarias.

El arte conmueve incluso a quienes no registran la conmoción y actúa a veces lento como un río que deja sedimentos.

Una función de teatro es para mí una ceremonia de iniciación. No importa cuántas veces asista a la misma experiencia teatral. Si, además, se trata de ver a alguien que quiero personalmente y que admiro profesionalmente la emoción es “mariposas en el estómago” porque sé que va a suceder algo mágico.

Luisa Kuliok trajo a mi vida la fuerza de la Juana, no la del bronce, no la de los libros, la otra la fuega, la potente, la frágil, la que ama a su amor pero también ama a su patria, en tiempo presente y en modo cotidiano. La Justicia me absolverá dice la heroína que dio todo, en la voz de la actriz que también entrega todo.

Pasaron pocos días para que me decidiera a llamarla y preguntarle si era muy loco pensar en llevar a La Juana a La Matanza.

Todo lo que sucedió después es el entramado de un tejido sólido y alegre, lleno de conversaciones amorosas y gestiones facilitadoras. El equipo de la Secretaría y el equipo de la obra construyeron un deseo y un objetivo. Y lo logramos.

Fueron tres funciones pensando en los tres cordones del territorio. Cada una de ellas detuvo el ruido de afuera para que solo se escuchen las voces adentro. No es magia es arte. Luisa y Roberto, Juana y el abogado detienen la respiración de la sala y latimos al mismo ritmo.

Es más que recuperar nuestra ancestralidad y nuestra historia. Es Juana Azurduy pero es apenas una mujer de aquel tiempo que vive amenazada igual que otra mujer de este tiempo por animarse a correr los límites que le impone una sociedad clasista y de machos.

Amor en Dictadura y Juana Vive confirman que el camino del arte es también un instrumento transformador en manos de la política cuando es pública y es nacional y popular.

Gracias Emilia Faur por Amor en Dictadura. Gracias Luisa por tu magnífica Juana.

Gracias Valeria González por la coordinación de la gestión. Gracias Silvia Francese por ser siempre una aliada tejedora de sueños que más tarde son realidades que nos cambian la vida para mejor.

Pronto llega la historia de Las Mirabal, si no sabes quienes fueron ¡te vas a sorprender!


Foto de Portada: Municipalidad de La Matanza

spot_imgspot_img

Novedades

spot_imgspot_img

Te puede interesar