sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024

Por qué marchamos

.

Marchamos… somos militantes de la vida.

Marchamos… porque el cruel no tiene nombre y en cambio tiene nombre su destino. Marchamos porque el niño… y porque todo y porque algún futuro… y porque el pueblo…
(Perdón querido Mario Benedetti te cambié una palabra, sospecho que estarías de acuerdo)

Si la amenaza es sutil podemos seguir jugando a que no nos damos cuenta… no es el caso. Como 1955, como 1976, como 1983, 2024 será el año que figurará en los libros que relatan la historia nacional. El debate presidencial lo confirma.

La amenaza es clara, impacta en el centro de nuestras emociones y también en las memorias de quienes vivimos la dictadura.

Cerrar ministerios, abandonar escuelas, impedir que los derechos conquistados se ejerzan, pretender que solo quien tiene es quien merece porque tener es más valiosos que ser. Vender recursos nacionales a precio vil, agua, litio, aerolíneas, trenes, gas…

Es un deber recordar lo que pasó en el periodo 2015/2019 y más lejos en el tiempo, en 1976 para desde allí, reconocer con coraje los parecidos.

Sacudirse la modorra es una respuesta al miedo y no dejarse arrastrar por los pesimismos preventivos es una actitud militante. La oposición política nos avisa, desde los medios, que “nos van a desaparecer” y que “es ahora y será para siempre”.

Eso pensarían quienes tiraban bombas sobre una plaza con civiles en 1955: Vamos a desaparecer al peronismo y al cadáver de ESA MUJER y a los nombres, los rastros, los libros, las huellas.

Somos parte de un municipio que abre sus puertas y aloja con amor a quien llega. Cuando alguien llama al 0800 nuestras operadoras no preguntan a quién vas a votar antes de asesorarlas. Quienes reciben llamados desesperados porque una joven no regresó a su casa no necesitan saber a qué partido político pertenece o cuál es su lengua materna. Estamos ahí, en esa casa donde primero la esperan y después nos piden ayuda para encontrarla. Ya llevamos encontradas más de 200 mujeres y jovencitas cuyas búsquedas publicamos y muchas más que no llegamos a publicar porque las encontramos antes.

Las políticas públicas son eso, públicas, no admiten selecciones previas como en las canciones que juegan a “con este sí, con esta no…” Por eso nuestras acciones solo pueden ser llevadas adelante por organismos del estado que consideren que las personas tienen derechos y que las leyes se piensan, se escriben y se implementan por encima de sectores e intereses, privilegios de cuentas bancarias o pertenencias partidarias.

Somos parte de ese Estado que amenazan con desfinanciar y achicar para que cada quien haga con sus necesidades lo que pueda. Y ya sabemos lo que puede quien no tiene nada y en la soledad de la meritocracia pierde hasta la esperanza.

Somos ese organismo del estado que trabaja con alegría cada día, que se queda sin dormir cuando un problema no se resuelve, que busca respuestas colectivas para las preguntas que llegan. Somos ese equipo que nunca pregunta de dónde venís, sino qué necesitas. Somos también quienes escuchamos a diario, sin responder al agravio, que nos llaman ñoquis, parásitos y que se nos acusa de vivir de la teta del Estado.

Marchamos y levantamos en las plazas de la Patria los pañuelos que supimos ofrendar a tantos países como símbolo de autonomía y libertad para decidir. Primero las madres con los blancos, después las hijas con los verdes y en la plaza el 28S los vimos mezclarse con aire fresco y cantitos fuertes; a los blancos con los verdes con naranjas y rojos porque YO SI TE CREO y le decimos Basta a la impunidad de los Abusos Sexuales.

Marchamos porque primero militamos la Identidad de Género y el Matrimonio Igualitario, estuvimos en aquella vigilia abrazándonos con gente a la que no conocíamos pero con quienes nos hermanaba la esperanza de construir un país que incluyera sin preguntar a quien amamos ni con quien nos acostamos.

Marchamos porque podemos gritar saltar y cantar en nuestro nombre, pero lo hacemos también en nombre de las que ya no pueden porque las silenciaron o porque no se animan.

Marchamos porque Matanza avanza sin machismos y cada Marcha del Orgullo, cada 25 de noviembre, cada 8 de marzo nos convierte en eslabones visibles de esa cadena que tal vez sea infinita porque atraviesa las fronteras con miles de marchas que llevan miles de pañuelos con miles de voces que cruzan el aire gritando… o cantando… o susurrando… NO NOS CALLAMOS MÁS.

Sostenemos la DEMOCRACIA, votamos el 22/10 por nuestros DERECHOS, marchamos el 11/11 porque nadie nos quitará el ORGULLO que colectivamente supimos construir….

“Marchamos” porque creemos en la gente
Y porque venceremos la derrota.

Un abrazo
Liliana

Escuchá el poema “Por qué cantamos”, de Mario Benedetti, en las voces de Patricia Sosa y Valeria Lynch:

Si cada hora vino con su muerte
Si el tiempo era una cueva de ladrones
Los aires ya no son tan Buenos Aires
La vida es nada más que un blanco móvil
Usted
Preguntará ¿por qué cantamos?

Si los nuestros quedaron sin abrazo
La Patria casi muerta de tristeza
Si el corazón del hombre se hizo añicos
Antes de que estallara la vergüenza
Usted
Preguntará ¿por qué cantamos?

Cantamos porque el río está sonando
Y cuando suena el río, suena el río
Cantamos porque el cruel no tiene nombre
Y en cambio tiene nombre su destino

Cantamos porque el niño y porque todos
Y porque algún futuro y porque el pueblo
Cantamos porque los sobrevivientes
Y nuestros muertos quieren que cantemos

Si fuimos lejos como un horizonte
Si aquí quedaron árboles y cielo
Si cada noche siempre era una ausencia
Y cada despertar un desencuentro
Usted
Preguntará ¿por qué cantamos?

Cantamos porque llueve sobre el surco
Y somos militantes de la vida
Y porque no podemos ni queremos
Dejar que la canción se haga ceniza

Cantamos porque el grito no es bastante
Y no es bastante el llanto ni la bronca
Cantamos porque creemos en la gente
Y porque venceremos la derrota

Cantamos porque el sol nos reconoce
Y porque el campo huele a primavera
Y porque en este tallo en aquel fruto
Cada pregunta tiene su respuesta


Para saber más sobre la línea 0800 podés leer esta nota; y para el Programa “Si las buscamos, no desaparecen” linkeá aquí
Foto de Portada: SMPDGYD de La Matanza

spot_imgspot_img

Novedades

spot_imgspot_img

Te puede interesar

Ni Una Menos: la agenda feminista de la Secretaría

Hace siete años, mujeres, disidencias sexuales y algunos varones...

Así actuamos ante casos críticos y de alto riesgo

El acompañamiento de mujeres y disidencias sexuales que atraviesan...

Derecho a la educación

En 2015 una puerta se abrió y lo que...