sábado, junio 15, 2024
sábado, junio 15, 2024

Justicia menstrual: desarmando mitos

.

Todos los meses más de 15 millones de mujeres, niñas y adolescentes menstrúan en la Argentina*, esto representa a un tercio de la población. Sin embargo, este proceso biológico que es natural, muchas veces sigue siendo un tema tabú.

La falta de información sobre el ciclo menstrual y el cuidado del cuerpo contribuyó a la construcción de mitos que persisten.

Dejar de sostener o alimentar tabúes y prejuicios sobre nuestros ciclos hormonales y sus efectos en la vida cotidiana es una de las premisas del programa Justicia Menstrual, que bajo el lema “Menstruar es político”, se lleva adelante en nuestro Municipio y promueve además, el acceso a productos de higiene, el cuidado de la salud y del medio ambiente.

La Lic. Cecilia Turquet, Directora de Protección de Derechos, explica que se habla de justicia menstrual porque tal como está planteado es un factor de desigualdad, “menstruar es caro, no se elige y genera un gasto que está muy invisibilizado”, esa desigualdad aumenta frente a la imposibilidad de acceso a productos de gestión menstrual (copas menstruales, toallitas, tampones). En consecuencia, quienes no pueden comprar estos productos recurren a alternativas que pueden afectar la salud, como el uso de trapos o elementos no higiénicos, e incluso muchas veces a tomar decisiones como dejar de asistir al colegio o al trabajo.

Menstruar es caro, no se elige y genera un gasto que está muy invisibilizado”.

Lic. Cecilia Turquet, Directora de Protección de Derechos

Valeria González, responsable del programa Gestión Cultural de la Secretaría, participa activamente de los talleres y resalta la importancia de esta política pública: “es algo que nos atraviesa a todas. Son temas de los que se debe hablar, dejar de tapar, dejar de hablar con códigos para no sentirnos incómodas, porque la menstruación es signo de salud, y si se entendiera así debería ser pura alegría”.

“Justicia Menstrual”, desde una mirada de diversidad frente a la menstruación, socava los cimientos de las desigualdades sobre el hecho de menstruar y desarma mitos “propios de la cultura patriarcal que perjudican el desarrollo de una sexualidad plena e impactan negativamente en nuestra autoestima”, señala Cecilia Turquet.

“Te hiciste señorita”:

Uno de los mitos más difundidos es la idea de que a partir de la menstruación nos convertimos en mujeres y el cuerpo está listo para ser madre. “La realidad es que un cuerpo de 10 u 11 años no está listo para ser madre, y mucho menos la psiquis, aunque claramente podría quedar embarazada”, explica Turquet y agrega que “si estamos frente a una identidad diversa ¿qué vínculo va a tener con su ciclo? si éste te hace mujer, y no te sentís mujer”.

Mito de la virginidad:

Una de las preguntas recurrentes que surge de los encuentros es si se puede usar copa menstrual o tampones sin haber tenido relaciones sexuales. A partir de allí se abre un debate siempre rico y hasta divertido sobre la idea de la virginidad y “cortamos con la creencia de la telita que se rompe y puede causar dolor y te la tenés que bancar. Nacemos con orificios en el himen, y éste no se rompe ni con la copita ni con relaciones con penetración”, precisa Cecilia.

Todas las cosas que nos dijeron que no podíamos hacer mientras menstruamos:

Bañarse, meterse al agua, no hacer mayonesa o andar a caballo son algunas de las cosas que nos hicieron creer que no podíamos hacer durante la menstruación, y no hay ni habrá jamás ninguna prueba de ello. Mantener la higiene durante el periodo menstrual es fundamental, y la idea de no bañarse imposibilita además el contacto con nuestro cuerpo desnudo. El mito se sostiene con prohibiciones absurdas que sin embargo se naturalizan como ciertas y se transmiten de generación en generación.

“Estás así porque te vino”:

El sistema capitalista nos lleva a tener que estar productivas todo el tiempo, y ahí es donde la fase lútea** se presenta como antisistema. En este sentido, Cecilia Turquet explica que “naturalmente estamos predispuestas a poder conectar con lo que nos gusta y lo que no. De ahí que se nos tilde de ‘locas o histéricas’ durante este periodo”, y se nos haga ver como una debilidad un momento que es de conexión con una misma.

Estos son algunos de los mitos que se trabajan en los talleres de gestión menstrual a los que cada participante llega con sus experiencias, dudas e información para intercambiar y construir saberes colectivos.

Valeria González relata cómo se vive ese momento entre las participantes: “Una de las razones por las que me encanta presenciar cada taller, son esas miradas que te devuelven quienes participan, algunas llenas de asombro, otras agradecidas, también como si les hubiesen robado algo, y lo estuvieran recuperando colectivamente. Están esas miradas que asumen el compromiso de transmitir a nuevas generaciones estos saberes que buscan romper con mitos transmitidos por años”. Sería como una versión feminista del famoso ¡PARE DE SUFRIR!

Una de las razones por las que me encanta presenciar cada taller, son esas miradas que te devuelven quienes participan, algunas llenas de asombro, otras agradecidas”.

Valeria González, responsable del programa Gestión Cultural de la Secretaría

La información y el intercambio son los primeros pasos para romper con tabúes y mentiras que son trampas del patriarcado y del sistema médico hegemónico para darle una connotación negativa al hecho de menstruar, y así ponernos en un lugar donde prevalecen la vergüenza y los temores en vez de la alegría.

Desarmar mitos, saber que el periodo menstrual es un signo de salud y conocer y cuidar nuestros cuerpos son hechos políticos, y por eso están en la agenda de la política pública que lleva adelante esta gestión.

#MenstruarEsPolítico

#LoPersonalEsPolítico


* Fuente: Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género, según datos INDEC 2020 publicados en el informe “Justicia menstrual. Igualdad de género y menstruación sostenible”, elaborado por la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género.

** Fase del ciclo menstrual entre la ovulación y la menstruación.

Foto de Portada: SMPDGYD de La Matanza.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Novedades

spot_imgspot_img

Te puede interesar

Un 2022 de intenso trabajo

El 2022 marcó otro año de intenso trabajo de...

31° Marcha Nacional del Orgullo de la comunidad LGBTIQ+

Por Nahuel Paz* Nos encontramos nuevamente en las calles… 31°...